4/10/2007

EL ESCULTOR

A Jandro (Fundición Nautilus)

Es frío el aliento de la piedra.

El acero
se ensaña con su voz.

El viento
navega por la ría.
Susurros en las arboledas
esperan
el regreso de la luna.

El hierro caliente
habla con la lluvia.

Desnudos en el circulo
arden caballos en flor.

El hombre
frente al granito.
Frente al trinquete abandonado,
acaricia sirenas
con manos de lava.

La Melancolía De Los Relojes

2 comentarios:

Marcos Jiménez dijo...

Jandro es un gran escultor gallego,
y un gran amigo.
La piedra y el hierro se funden en este poema entre huertos y caballos salvajes bajo la mágica mirada de Galicia.

Mauro dijo...

Casualmente aunque las casualidades si existen, existen entre el cielo y la tierra, y ahi estás tú, y allí yo, muy cerquita, barcos, un golondrino en La Mancha, poeta por donde vallas.Casualmente nuevamente, ya ves, tecleando aquí un amigo, veo tu melancolía de los relojes y ese poema que me dedicaste, que próximamente celebraremos, en nuestro querido ingenio azucarero de esa Granada enamorada, también del Océano Atlántico, por que todas las aguas son aguas que riegan la cepa del que vino y se quedó siempre ya con vosotros, Andaluces de mierda...


Diciembre, estoy en Granada, un fuerte abrazo para ti, Marcos Jimenez.Desde Cangas do Morrazo (Rías Baixas Galegas).